Los comunes en el debate de la Conferencia

Dentro del debate sobre decrecimiento la compresión de los comunes resulta ser imporatnta, Silke Helfrich (Commons Strategies Group, Germany) lo explica de manera sencilla:
Cuando decimos comunes, hablamos  de la amplitud de compartir las cosas que no son de nadie: el agua, la tierra, por ejemplo. Los comunes no son bienes pasivos, solo se pueden generar activamente, solo existen cuando hay un proceso social. Hay algunas condiciones para hablar de comunes:

  • Nadie puede ser engañado,
  • Lo que está aquí mañana debe estar también,
  • Capacidades de acción individual se hacen, sin impedir que los otros tengan la misma libertad.

Los comunes viven en el capitalismo, con jornadas laborales de 8 horas, estudian en universidades monoculturales y con  las infraestructuras centralizadas que impiden la creación; conviven con  reglamentos y prohibiciones que sirven para proteger la propiedad privada. En esta situación los comunes se preguntan ¿cómo crear nuevas realidades?, algunas claves pueden estar en la creación y el diseño l de las cosa, s como las máquinas por ejemplo,  con tecnología y conocimientos libres, máquinas que  se pueda componer, que cumplan con la sostenibilidad,  que duren. El desafío para los comunes es tomar decisiones en común, satisfacer las necesidades sin crear nuevas, se trata de generar estrategias económicas que no creen nuevas necesidades, se trata de producir para la comunidad en lugar de producir mercancías. En el proceso de lo común se negocian las soluciones adaptadas a las condiciones locales, se crean bienes comunes conjuntamente. Con los comunes quitamos el imperativo del crecimiento.

 

 

Por Belén Cevallos