¿Alianzas para el decrecimiento entre el norte y el sur global?

Al inicio del evento Ulrich Brand que fungió de moderador, puso sobre la mesa una serie de preguntas: ¿como podemos entender las alternativas desde una visión global que relaciones norte y sur? El concepto de decrecimiento nació en Europa pero ¿puede dialogar con otras experiencias? ¿Qué significa decrecimiento para el sur? ¿Hace sentido el decrecimiento para el sur? ¿La perspectiva del decrecimiento puede crear e intensificar las alianzas entre norte y sur?

Beatriz Rodríguez de EJOLT (Organización para la justicia ambiental) que ha trabajado en un atlas de los conflictos en el mundo en el que por el momento tienen 1200 sistematizados, explicó los orígenes del movimiento de justicia ambiental al cual pertenece que empezó a dar sus primeros pasos al inicio de los años 80 en los EEUU. Por lo que tiene que ver con la relación entre justicia social y decrecimiento Beatriz considera que ambos quieren configurarse como un movimiento social; tienen enemigos comunes; quieren incrementar el metabolismo social. Aún así la alianza entre los dos no es tan obvia. Hizo una serie de charlas con personas del movimiento de la justicia ambiental que dijeron que la idea del decrecimiento no llama mucho el Sur ya que la palabra es en negativo y la historia del Sur está muy relacionada con la pobreza; consideraron que el trasfondo de la justicia ambiental es el crecimiento ya que se plantea una comida orgánica, etc.; el decrecimiento es más que nada proveniente de crisis; es demasiado antropogénico e individualista, eurocéntrico; no es suficientemente radical, podría no ser realmente anti-capitalista esto porqué el capitalismo no está tan interesado en crecimiento sino en aumentar el ingreso mientras en la justicia ambiental el enfoque es más claramente en contra del capitalismo. Las coincidencias o cercanías tienen que ver con algunas premisas, la justicia ambiental está en contra de la concentración de la tierra y el decrecimiento está por dejar el petróleo en la tierra por ejemplo; ambos se oponen a mega-obras. Finalmente para que se puedan construir alianzas considera que hay que buscar una terminología alternativa, hay que hacer conocer más y mejor el tema en el Sur y buscar vínculos desde la práctica (por ejemplo apoyar en la lucha de Yasuni en Ecuador).

Ashis Kothari de la India empezó con ejemplos de autocracia-autogobierno precisando que en su país hay muchos ejemplos de acciones y conceptos dirigidos al bienestar, ya la población no está a la esperara del gobierno y de las empresas para que den lo prometido más bien decidieron tomar el control en sus manos. Se puede aprender de estas iniciativas en toda la India. Un ejemplo es el de concepto de swaraj – autogobierno al cual se suma la idea de lo ecológico y así se propone la terminología de democracia ecológica radical. La idea es tomar el poder y las decisiones en las manos de la gente, lograr el bienestar y hacerlo en un plano comunitario. Hay 4 ingredientes fundamentales: democracia directa; democracia económica, auto suficiencia y localización; justicia social y equidad; diversidad de conocimientos y culturas todo lo anterior con base en la ecología.  No se puede sólo trasportar un concepto a otro lado del mundo como el decrecimiento pero se pueden identificar los valores y los principios que están a la base de cada uno para trasmitirlos. La democracia ecológica radical se funda en la diversidad y pluralismo, solidaridad, cooperación, bienes comunes, justicia, respecto de las formas de vida, simplicidad (aparingraha) , autonomía, derechos con responsabilidad. La democracia ecológica radical necesita todavía responder a una serie de preguntas, ¿cuáles son sus agentes para la trasformación? ¿los movimientos, los partidos, los sindicatos?, ¿queremos un Estado, qué tipo de Estado? ¿Vamos a seguir enfrentando al Estado-Nación? ¿Cómo se maneja la tensión entre lo individual y lo colectivo? Esta idea tiene relación con el decrecimiento: valores comunes (sustentabilidad, equidad, justicia), ambos plantean un trasformación holística, ambos necesitan enfrentar tensiones. Aún así hay también diferencias. El decrecimiento no es un concepto usado en la India, se necesita un vocabulario propio para trasmitir este concepto. No se trata de tener un concepto único en diferentes culturas, no hay que presionar para universalizar un cierto modelo como si fuera bueno de por sí y fácilmente reproducible, hay barreras de tipo nacional/cultual. Hay que reconocer los valores compartidos pero entender que hay contextos diferentes y soluciones diversas.

Alberto Acosta de Ecuador precisó que esta reflexión puede ser espejo de una gran oportunidad para todos para un mundo diferente aún cuando hay que decir que en el debate se está habando de cosas que ya se dijeron como por parte de Ivan Illich por ejemplo. Las relaciones entre norte y sur han sido difíciles, aún cuando se ha recibido el apoyo por ejemplo en el tema de la deuda externa no siempre ésta se entendió como una lucha común. Quizás esta sea la ocasión para lograr un vínculo más fuerte. Hace referencia a los conflictos sistematizados por el atlas de EJOLT, hay algunos que seguramente se pueden entender relacionados con el extractivismo. Pero no sólo hay resistencia sino que también propuestas, alternativas. En Italia por ejemplo se confrontó con la privatización del agua lo que de alguna manera creó otra forma de democracia o se hizo comunidad. Estas son ideas que nacen de las comunidades y no de las universidades. ¿Qué relación existe entre buen vivir y decrecimiento? Acosta tiene algunos problemas con el decrecimiento, entiende que es un concepto que sirve para reaccionar pero es poco atractivo a primera vista, es difícil para el sur. Aún así no es tanto el concepto el que cuenta sino lo que queremos decir. Lo más relevantes es ubicar las alternativas y tejer las luchas.

 

Por Silvia Emanuelli